Cuando la moda salta de los escenarios a las pasarelas

Actualidad > Cuando la moda salta de los escenarios a las pasarelas

La histórica relación entre música y moda

La música y la moda han mantenido un idilio constante a lo largo de la historia. Un vínculo que comenzó tras finalizar la 2ª Guerra Mundial, con la irrupción de las primeras bandas musicales, y que sigue vivo en los tiempos de hoy. Los artistas más carismáticos del mundo han sido capaces de contagiar su talento y personalidad, no solo a través de su música, sino también a través su look. En nuestro post de hoy, recordamos las tendencias musicales que han marcado nuestra moda, década a década ¡Que lo disfrutes!.

Los primeros influencers fueron los músicos

No existe un mecanismo más antiguo y efectivo como el de la imitación. Desde los comienzos de la Humanidad, las personas han imitado a sus ídolos; cantantes, actores, deportistas, con el afán de asemejarse a ellos y compartir experiencia con su comunidad de iguales. Al mismo tiempo, las firmas discográficas han exigido a los artistas la configuración de un estilo propio, capaz de diferenciarles de los demás. Un look que hablara de ellos, incluso antes de escucharlos. No hay vínculo más poderoso que el de la música y la moda, y los diseñadores lo saben, por eso, la propia industria ha convertido a los músicos en auténticos maniquís, objeto de deseo de las marcas y de las masas.

La ropa escogida por un artista no es simplemente ropa. Es una auténtica declaración de intenciones. Su manera de vivir, pensar y sentir. Su rebeldía, su carácter, su locura, pero, sobre todo, su forma diferente de mostrarse al mundo. Cuanto más singular y diferente, más notoria y exitosa.

El oufit de un cantante es un factor clave de su personalidad musical. No solo aporta personalidad y reconocimiento, sino que confiere diferencia y notoriedad frente a otros artistas. Los diseñadores de moda se inspiran en las prendas y complementos de las estrellas musicales con la intención de impregnar sus colecciones con parte de la genialidad del artista. Se podría decir que la moda se apodera del carácter de las estrellas musicales aprovechando su éxito entre la gente. Un viaje que arranca en los escenarios viaja por las pasarelas y termina en los escaparates de las tiendas de ropa para convertirse en un fenómeno “mainstream”.

La alianza entre artistas y diseñadores

La moda ha adoptado dos tipos de estrategias destinadas a promocionar sus creaciones. Por un lado, lanzando colecciones que recuperan el estilo de los artistas musicales, y por el otro, aprovechando el éxito de determinados músicos y cantantes, para promocionar a jóvenes talentos y nuevos diseñadores.

AÑOS 30:

Aparece el cine sonoro. Las actrices del momento protagonizan musicales y sus vestidos son observados por el gran público. Por entonces, Coco Chanel comienza a vestir a las musas de Hollywood. Al mismo tiempo, triunfa el estilo Pin-up, siendo Bettie Page, el icono más representativo.

AÑOS 40:

Nacen los primeros grupos musicales y comienzan a suceder los primeros éxitos de masas. Es la era del swing y el boogie-woogie. Fran Sinatra marca tendencia con sus trajes y sombreros, y se impone el estilo “crooner” en el ámbito musical y estético. Calcetines, cintas en el pelo, pantalones doblados y faldas “poodle”.

AÑOS 50:

Aparece el término “Rock and roll” y arrasa el estilo “teddy boys”: tupés, camisas de cuadros, tirantes, vaqueros con vueltas y levitas. En la música, es la era de Elvis Presley, entre otros rockabillys, que aportan un look fusionado entre Country y Rhytm and blues. Las mujeres se unen a la tendencia británica: ”Boy friend” de aire masculino, colas de caballo, faldas a capa o tubo, cardigans, zapato de tacón de aguja o deportivas con calcetines, pura esencia de Grease.

AÑOS 60:

Jackie Kennedy es la musa de Chanel, llega la Beatlemania con los cortes de pelo y colores coordinados. La música surf se abre paso, siendo Dick Dale su mayor representante. Triunfa Twiggy como modelo internacional. La minifalda arrasa y May Quant, se convierte en su embajadora. Yves Saint Laurent introduce los pantalones como prenda femenina y la moda Flower Power se consolida como símbolo de la era hippy, exhibiéndose en Festivales musicales como Woodstock.

AÑOS 70:

David Bowie es y será la inspiración de los creadores de moda de todas las décadas posteriores. La música disco encuentra en Cher y Dona Summer todo su esplendor. Freddy Mercury revoluciona al mundo con su outfit ambiguo y provocativo. El punk nace como movimiento musical, cultural y su influencia en la moda es determinante. Gary Glitter es el máximo representante del Glam Rock.

AÑOS 80:

Madonna impone el tul, las transparencias y la moda lencera. Michael Jackson se convierte en un referente absoluto del momento; aportando prendas y complementos inéditas y eternas. Es la década también del Heavy Metal. Las chupas de cuero, al estilo George Michael, comparten protagonismo con las chaquetas de rombos, camisetas de animadoras y polos más propios de la corriente yuppie.

AÑOS 90:

Se define como la era “Grunge”, un estilo musical derivado del rock heredado de Nirvana y asociado a un cierto estilo descuidado e inconformista, caracterizado por prendas oscuras, rotas, desgastadas y camisas de cuadros al estilo leñador. Kurt Cobain podría representar bien este momento.

AÑO 2000 en adelante:

A modo de resumen, las décadas que prosiguen se caracterizan por un total eclecticismo, todas las modas se confunden entre sí y se combinan con elementos, tendencias y tejidos futuristas. Digamos que en esa fusión reside la innovación. Los diseñadores se inspiran de manera constante en los hitos y artistas más exitosos y aclamados de la historia, para recrear nuevas visiones y versiones de la imagen que les acompañaron en su fama.

Los ejemplos más evidentes son: La recreación del estilo Queen por Balmain, Stevie Nicks con la referencia “Edge of Seventeen” en Coachella, el estilo Rock de Jean Paul Gaultier, o la vuelta al Grunge por Marc Jacobs o Anna Sui y Hedi Slimane.

Otros fenómenos, dignos de destacar, son los llevados a cabo por artistas emergentes de la categoría de Rosalía o recientemente, Chanel, apostando sus diseños a jóvenes talentos y moda de autor española como Acne Studios, Palomo Spain, Jacquemus o Dominnico, que constituyen eficaces campañas de lanzamiento y promoción de la moda, más allá de nuestras fronteras. Se demuestra así, que el binomio moda y música, es una excelente combinación de inspiración y éxito.

La histórica relación entre música y moda.

Si te ha parecido interesante este artículo y quieres aportar tu opinión, estaremos encantados de leerte si nos mandas un mail a soltronic@soltronic.es

Compartir:
  • Registrarse
¿Ha perdido su contraseña? Introduzca su nombre de usuario o su dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.