Las dos grandes claves de futuro para el sector textil.

Noticias empresa > Las dos grandes claves de futuro para el sector textil.

Las dos grandes claves de futuro para el sector textil: E-Commerce y Re-Commerce.

El futuro en el sector textil está intrínsecamente ligado a los efectos de la pandemia. La adaptación a la nueva normalidad provocará una aceleración de las tendencias ya existentes y se traducirá en nueva forma de producir, comunicar, vender y relacionarnos con los clientes y con el planeta.

EL FUTURO ES DIGITAL O NO LO ES

La irrupción del COVID-19 en nuestras vidas, no ha hecho más que adelantar el proceso de digitalización que ya estaban iniciando grandes y pequeñas empresas, conscientes de la necesidad de sumarse a la omnicanalidad y al manejo de nuevas herramientas tecnológicas que les aporten visibilidad y ventas desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y lugar.

La cuarta edición del Informe de la moda online en España, realizado por Modaes.es con la colaboración de Kantar y con el patrocinio de Prodware, concluye de manera inequívoca: la frecuencia de compra online en España crece, mientras la de visita a las tiendas retrocede. Entre otros datos, el estudio apunta también que en marzo el canal online copó el 15,4% de las ventas de moda en España (frente al 8,8% del mismo mes de 2019) y que las tiendas online de los operadores tradicionales han alcanzado el 60% del mercado de la moda digital, frente al 51% del mismo mes de 2019.

Más allá del impacto concreto del coronavirus, el informe revela un año más que la moda online va ganando importancia en España. En concreto, en 2019 la cuota de mercado de las ventas online se situó en el 9,3%, casi dos puntos más que en la anterior edición del informe, cuando llegó al 7,4%.

TIPS DE BUENAS PRÁCTICAS EN EL COMERCIO DIGITAL

Solo en 2020 el e-commerce ha crecido lo mismo que en los últimos 5 años. Según los expertos la previsión de futuro es de un 11% de venta online con respecto al total de ventas. En la actualidad, de acuerdo con los datos de eMarketer, 3 de cada 10 empresas están invirtiendo en sus plataformas de venta online.

En cuanto a las buenas prácticas en materia de comercio electrónico, los expertos señalan 3 estrategias esenciales para optimizar la inversión digital de las empresas de moda.

  1. Publicidad en la Red: invertir en herramientas tecnológicas eficaces que favorezca la conversión en ventas de tus visitas online. Lo más habitual es contratar anuncios en perfiles sociales que motiven el clic, facilitando la compra inmediata o proporcionando información útil para el consumidor: comparativos de precio, características o información complementaria.
  • La importancia del Big Data: conocer el comportamiento e intereses de tus clientes es esencial para adaptar tu oferta a la medida de tus clientes. Un trato personalizado es sinónimo de clientes fieles y satisfechos.
  • El poder está en el móvil: según Ditrendia, el 40% de las ventas online se producen desde el móvil. Vigila que tu presencia en internet sea adaptable a todas las pantallas e invierte en aplicaciones que permitan una fácil y rápida experiencia de compra.

DEL E-COMMERCE AL RE-COMMERCE.

El sector de la moda en su conjunto está en un constante proceso de transformación, cambio y adaptación, que en los últimos años ya se había acelerado por influjo del e-commerce, la sostenibilidad y otros retos a las que las empresas deben hacer frente. Quizá, por eso, es un sector más preparado que muchos otros para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia.

Los expertos nos alertan. El 50% de la ropa que fabrican las cadenas de ‘fast fashion’ acaba en la basura en menos de un año, lo que supone 12,8 millones de toneladas de desechos que van a parar a vertederos de todo el mundo. Ante semejante escenario, la durabilidad y reutilización, combinada con la capacidad de reparar y revender productos, así como la investigación tecnológica en nuevos materiales a partir de residuos, se erige como la dirección en la que empieza a moverse la industria en favor de la sostenibilidad.

Marcas de prestigio como Adolfo Domínguez, a través de su campaña “Sé más viejo”, apuesta por la sostenibilidad de lo duradero, artículos de calidad, diseño de autor, que resistan más tiempo de uso, en contra de las tendencias fast-fashion. Mientras que firmas de nueva generación, lanzadas por jóvenes emprendedores, defienden el concepto del alquiler frente a la compra. De esta manera abogan por el ahorro del espacio, tiempo, dinero y materia prima, apostando así por un modelo de vida sostenible y responsable.

Las tendencias hablan de ropa reparada, reciclada, usada y de alta calidad diseñada para permanecer en nuestro armario, más de una década. Sin ir más lejos, Zalando ya ha abierto su primera tienda en Berlín para vender ropa de segunda mano bajo el lema “reutilizar los textiles y ayudar a cerrar el círculo de la moda”.

Entre las tendencias más relevantes:

  • La industria de la venta al por menor comienza a trabajar en una producción y
    reivindicación de lo duradero
    y los modelos de suscripción textil ganan peso en un abastecimiento más sostenible promoviendo una economía circular.
  • La sociedad que toma conciencia sobre sus propios desperdicios. La reutilización de materiales o el reaprovechamiento y transformación de residuos cala no solo entre startups pioneras sino también entre las grandes compañías.
  • Aunque todavía es algo incipiente, las empresas trabajan en la preservación de recursos valiosos y la regeneración de sistemas naturales con tecnologías innovadoras basadas en materiales circulares.
  • Más allá del desarrollo de negocio, la industria comienza a promover un impacto regenerativo con fines sociales que beneficie a la economía, la sociedad y el medio ambiente.

El futuro, pese al Covid-19, arroja una mirada optimista, aprovechando los aprendizajes de la pandemia, permitiéndonos imaginar una nueva normalidad mejor que la anterior, revisando nuestra manera de vivir, comprar y relacionarlos para crear un mundo más seguro, feliz y saludable.

Compartir:
  • Registrarse
¿Ha perdido su contraseña? Introduzca su nombre de usuario o su dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.